Una carta de derechos sociales para hacer frente a la involución democrática

Estamos en un momento político y social absolutamente excepcional, con unas elecciones impuestas por un Estado Español demofóbico, que, con la aplicación del 155, destituyó el gobierno legítimo de la Generalitat y efectuó un golpe de estado de facto en las instituciones catalanas para dejarlas bajo su tutela. Parte del antiguo gobierno en el exilio o encarcelado, activistas sociales, bomberos, docentes, concejales, alcaldes, ciudadanía en general … encarcelados o imputados, acusados ​​de rebelión o sedición …

Más allá de lo que pase las próximas semanas, aunque se logre formar gobierno y esto represente la posible retirada momentánea del 155, la realidad es que la intervención del Estado sobre la administración catalana ha venido para quedarse como amenaza permanente. Es el nuevo juguete represivo que ha descubierto el gobierno del Estado en connivivencia con el poder judicial, para mantener a raya cualquier forma de reivindicación política o social.

Leer más