“Quieren someter al Poder Judicial, el único que quedaba sin controlar”

Puedes ver la sesión del seminario íntegra en este link: Canal Bambuser

El anteproyecto de reforma del Poder Judicial que está impulsando del Gobierno está envenenado. O así lo denuncia Jueces para la Democracia en voz de Julio Juan Martínez Zahonero, juez en el Juzgado de Primera Instancia N5 de Avilés y es miembro del secretariado y delegado territorial de la asociación de jueces progresistas.

En la primera sesión del seminario Las Libertades en Riesgo, organizado por la Asamblea Cántabra por las Libertades y contra la Represión (LIBRES) y celebrada hoy sábado en la Universidad de Cantabria, Martínez Zahonero ha develado las trampas de este anteproyecto que, en su mayoría, están orientadas a “aumentar el control, la arbitrariedad y la jerarquización” del sistema.

El ponente ha recordado que España tiene un ratio de jueces por habitante que es la mitad de la media europea y estima que para mejorar la eficiencia de nuestro sistema judicial haría falta crear 800 nuevas plazas de jueces en los próximos 5 años. Sin embargo, el modelo de Partidos Judiciales que impera en España desde el siglo XIX, hace que esto sea casi imposible. “Cada nueva plaza de juez significa crear un nuevo juzgado; es como si para crear una nueva plaza de médico hubiera que construir un hospital”. La atomización de los partidos judiciales se combate con un sistema de Tribunales de Instancia, que está contemplado en el anteproyecto, pero el diseño que propone el Gobierno limita de manera severa la autonomía de los jueces que, por ejemplo, pueden ser cesado “por pérdida de confianza” de sus responsables jerárquicos.

“Hay muchos cambios propuestos que van en la línea de controlar a los jueces. Creemos que el papel que están jugando algunos jueces en la defensa de los derechos de los consumidores o en asuntos relacionados con derechos fundamentales ha puesto nervioso al poder”, señalaba Martínez Zahonero.

Jueces para la Democracia considera que la reforma del poder judicial, la ley de tasas, la reforma del código penal o la reforma de la ley de enjuiciamiento criminal tiene una intención común: “En esta gestión de la crisis, quieren silenciar cualquier voz discordante con el discurso dominante que, a su vez, está en manos del poder económico”. La meta final, insistía Martínez Zahonero, es “someter al único poder del Estado que quedaba sin controlar: el judicial”.

Para ello, se dio un paso inicial con la Ley Orgánica 4/2013 que reformó el Consejo General del Poder Judicial. “Este órgano es fundamental para la defensa de la independencia de la Justicia, pero esa ley politizó aún más el Consejo, derivó algunas de sus funciones al Ministerio de Justicia y dejó en manos de una sola persona –el promotor de acción disciplinaria- el poder de sancionar o castigar a los jueces”.

Martínez Zahonero ha hablado sin temor y sin cortapisas porque, ha anunciado, de aprobarse las reformas planeadas por el Gobierno, se establecerá que ni los jueces ni las asociaciones profesionales se podrán pronunciar sobre asuntos que son competencia de otros órganos del Estado. “Pretende que la ley se aplique de forma acrítica y si esto termina siendo así yo no podré hablar como hoy porque me estaré jugando un expediente sancionador”.

En el seminario organizado por LIBRES ha quedado claro que “los jueces están molestando” al poder político y al económico. Por ello, se ha lanzado una alerta porque estas reformas, muy técnicas aparentemente y de difícil divulgación, son una amenaza directa a la democracia y a las libertades.

En la jornada también ha intervenido el abogado cántabro Darío Serrano que ha explicado con detalle cómo ha quedado la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, que ayer viernes fue aprobada en el Congreso gracias a la mayoría absoluta del Partido Popular.

Las siguientes citas del Seminario Las Libertades en Riesgo serán el 14 de noviembre (La perspectiva de los Derechos Humanos), con participación de Amnistía Internacional, y el 28 de noviembre (La perspectiva política), con la visita del periodista José Manuel Martín Médem.

Leave a Reply