Manifiesto 28J: La lucha social no es delito

28JMientras el régimen tambaleante, herido por el cuestionamiento del bipartidismo en las elecciones Europeas, por los escándalos en la casa real, por los numerosos casos de corrupción de políticos y  por la exigencia de autodeterminación catalana y vasca, emprende por la vía de urgencia y a toda prisa la renovación monárquica camuflándose detrás de las banderas desplegadas en el fervor del mundial de fútbol, las noticias de nuevos casos de sanciones administrativas y penales contra la protesta social siguen aumentando. En ocasiones son autos que remiten a la huelga general de 2010, como el caso de los 8 sindicalistas de CASA (Airbus) de Getafe, para los que se piden más de 8 años de cárcel a cada uno. Los sindicatos denuncian que hay más de 200 sindicalistas imputados en 50 procedimientos abiertos, la inmensa mayoría relacionados con su participación en las huelgas generales de 2010 y 2012. Y hay otros muchos que no son sindicalistas.

Los casos más graves son los que tienen que ver con la participación en piquetes informativos y a los que se acusa (unos 40 casos) de “coaccionar a otras personas a iniciar o continuar una huelga”, un delito contemplado en el artículo 315 del Código Penal (que nos han colado de rondón) y que pretende defender el único derecho que parecen reconocer a los trabajadores, el que tienen los insolidarios a romper la huelga. Un delito para el que el mencionado artículo del Código Penal establece una pena mínima de nada menos que 3 años y un día de prisión. De no remediarse comenzaremos a ver en las cárceles a nuevos presos políticos, una condición que no se conocía desde el franquismo.

El caso de Carmen y Carlos, participantes en un piquete del 15 M en Granada durante la huelga general del 29 de marzo de 2012, es hoy el más sangrante, tanto por ser el más avanzado como por las humillantes y rastreras condiciones en las que se están practicando las diligencias para su ingreso en prisión. Condenados a 3 años y un día por el mencionado artículo 315, han sido declarados en busca y captura sin opción a presentarse voluntariamente, negándoles con ello los beneficios penitenciarios que ello conllevaría. Está claro que quieren convertirlos en la punta de lanza de su estrategia de escarmiento para acabar con las luchas sociales.

No podemos desconectar estas agresiones de las nuevas exigencias de los potenciales inversores norteamericanos, que se negocian en secreto en el nuevo Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversiones entre la UE y EEUU, que conllevará una  nueva oleada de privatizaciones de servicios públicos e infraestructuras -de las que la venta del 49% de AENA no es más que el preludio-, más pérdida de puestos de trabajo y otra vuelta de tuerca en la reforma laboral. Y quieren iniciar esa nueva ofensiva con la menor resistencia posible.

El encarcelamiento de Carmen y Carlos es injusto e inhumano, pero además constituye la avanzadilla de la ampliación de sus planes represivos y de recorte de derechos, de su ataque al derecho de huelga y a los piquetes informativos. Por eso debemos sumarnos a la convocatoria internacional de jornada de lucha lanzada por el Grupo Stop Represión 15 M Granada para el próximo 28 de junio, uniéndonos a sus gritos: ¡La lucha social no es delito! ¡Frente a la represión, solidaridad!

Os llamamos a todas las organizaciones políticas, sociales y sindicales a que convoquéis y participéis en la concentración del día 28 de junio, a las 8 de la tarde, frente a la Delegación del Gobierno. 

¡Libertad para Carmen y Carlos!

¡La lucha social no es delito!

¡Frente a la represión solidaridad!

¡Si nos tocan a unx nos tocan a todxs!

 

Leave a Reply