LIBRES considera inadmisible que la UIMP conceda su medalla de honor a Uribe, un político con 185 procesos abiertos en su país

  • El ex presidente de Colombia es acusado de crímenes de lesa humanidad y de vínculos con el paramilitarismo
  • Para LIBRES, una universidad pública como la UIMP avergüenza a Santander al premiar a quien está en contra del proceso de paz en su país.
  • En menos de 24 horas se han recogido cerca de 1.000 firmas pidiendo a la UIMP que rectifique.

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha decidido conceder de su Medalla de Honor a Álvaro Uribe Vélez, el ex presidente de Colombia que tiene abiertos 185 procesos en la comisión de acusaciones del Congreso de Colombia. La Asamblea Cántabra por las Libertades y contra la Represión (LIBRES) considera inadmisible que la universidad pública premie “por su trayectoria como estadista y por su compromiso con la democracia” a Uribe Vélez justo en el momento en que el ex mandatario lidera una campaña en contra del histórico acuerdo de paz que ultiman el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC. De seguir adelante, Uribe recogería la distinción en el campus de La Magdalena el próximo 5 de julio.

“Las grandes organizaciones de derechos humanos del mundo consideran al ex presidente Uribe como un enemigo de la paz y de la democracia y, mientras, la UIMP se dedica a premiarlo, interviniendo además de este modo en la inminente campaña de refrendo del acuerdo de paz que está a punto de firmarse en La Habana y en el que Colombia tiene puestas todas sus esperanzas”, señala Paco Gómez Nadal, miembro de LIBRES y de la organización Human Rights Everywhere.

Las redes están comenzando a reaccionar a esta decisión de la UIMP y en menos de 24 horas ya se habían recogido cerca de 1.000 firmas en la plataforma Change.org para exigir a la universidad que se retracte de su decisión. La candidatura de Álvaro Uribe Vélez fue propuesta por el rector de la UIMP, César Nombela, quien ya entregara la medalla de honor en 2014 a José Manuel Durão Barroso, el que era presidente de la Comisión Europea justo en el momento en que los recortes impuestos por la Comisión provocaban más sufrimiento a los españoles y el que fue anfitrión de la tristemente recordada Cumbre de las Azores.

LIBRES exige a la UIMP que revoque la concesión de esta distinción a Álvaro Uribe y que se rija por los valores y principios de la democracia y los derechos humanos a la hora de otorgar reconocimiento alguno. Lo contrario sólo supone avergonzar a Santander, ciudad que acoge la principal sede de la UIMP, y a todos los ciudadanos del Estado español.

Adjunto: Algunos hechos en los que está implicado Uribe Vélez

  • La Fiscalía de Colombia investiga 3.430 casos de “falsos positivos” durante el mandato del ahora premiado: el asesinato de jóvenes civiles por parte del Ejército para presentarlos luego como presuntos guerrilleros abatidos en la guerra declarada por el Gobierno de Uribe a la subversión.
  • Las “chuzadas del DAS”, o el caso de espionaje y hostigamiento a más de 200 políticos, periodistas y defensores de derechos humanos del país por parte del Departamento Administrativo de Seguridad. Magistrados de la Corte Suprema definieron el caso como “una empresa criminal dirigida por Álvaro Uribe Vélez (para qué se espía, para delinquir) desde la Casa de Nariño”. Hay decenas de altos cargos encarcelados por este caso y el DAS fue disuelto en 2011 por el actual presidente.
  • A finales de 2015 había 186 investigaciones abiertas contra Álvaro Uribe Vélez en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes y hay un número similar en la Procuraduría y el Contraloría. Muchas de ellas relacionadas con masacres, relación con el paramilitarismo y persecución de sus opositores.
  • Hay decenas de políticos “uribistas” condenados ya o investigados por la justicia, especialmente en lo relacionado con lo que en Colombia se conoce como “parapolítica”: la íntima relación entre políticos y paramilitares en diferentes zonas del país.
  • Uribe Vélez fue el creador de las llamadas Convivir, los grupos paramilitares que podían operar legalmente, y durante sus mandatos fue la época dorada del paramilitarismo con el que pactó en 2005 en base a la denominada com o Ley de Justicia y Paz.
  • En diferentes declaraciones públicas Uribe Vélez, ahora premiado por la UIMP, ha calificado como terroristas a los defensores de derechos humanos y ha arremetido contra ONG nacionales e internacionales por cuestionar la actuación de sus gobiernos.
  • El actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha comparado la estrategia de “resistencia civil al acuerdo de paz” propuesta por Uribe con la que lideraba el ya fallecido jefe paramilitar Carlos Castaño.