Las madres de Altsasu muestran su indignación ante la sentencia y preparan movilizaciones

Familiares de los jóvenes de Altsasu en una rueda de prensa.- EUROPA PRESS

Rostros de preocupación, miradas serias y palabras de ánimo. La sentencia por el caso Altsasu ha caído como un “jarro de agua fría” entre las madres y padres de los jóvenes condenados por la pelea de bar con dos guardias civiles sin uniforme, registrada durante la madrugada del 15 de octubre de 2016. El tribunal ha dado la razón a todas y todos aquellos que defendían que no se trataba de un caso de terrorismo, pero igualmente ha impuesto penas que oscilan entre los dos y los 13 años de prisión a todos los acusados.

“No aceptamos las injusticias”, fue una de las primeras frases que salieron del grupo de familiares tras conocerse la resolución judicial. “Imagínese cómo estamos después de este jarro de agua fría”, decía por su parte a Público Koldo Arranz. Su hijo, Oihan Arranz, es uno de los tres jóvenes en prisión por estos hechos. Este viernes cumplen 565 días encarcelados. Tras el juicio, sus abogadas intentaron que fuesen puestos en libertad hasta que saliera la sentencia, pero los jueces se negaron.

Leer más