La propuesta de reforma de la Ley Mordaza: una victoria pírrica de la lucha por los derechos

Las propuestas de PSOE y PNV no salvaguardan el núcleo duro de las libertades democráticas ni afectan al Código Penal o a la Ley de Enjuiciamiento Criminal

DARÍO SERRANO / MARTÍN ALONSO

1. Cuando la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, popularmente “Ley Mordaza”, cumplía su sexto mes, las sanciones por ella impuestas alcanzaban la cifra de 40.000. Una de las agraciadas por esa extraña lotería –luego explicaremos por qué es también una lotería– fue Belén Lobeto. El motivo: llevar un bolso con el dibujo de un gato y las siglas ACAB. Pero al parecer en vez de All cats are beautiful explícito, los agentes leyeron All cops are bastards. Los episodios de los tuiteros Alfonso y Raúl, de Rita Maestre, César Strawberry, Arkaitz Terrón, Antonia Ávalos y Rocío Ballesta (Coño insumiso) o Raquel Tenías figuran en el elenco de los que han merecido atención mediática, con suerte distinta. Para la mala recordaremos dos más. Cassandra Vera acaba de ser condenada a un año de prisión, siete años de inhabilitación y las costas del juicio por unos comentarios sobre Carrero Blanco, aduciendo que suponen “una actitud irrespetuosa y humillante que encaja dentro del delito de humillación a las víctimas”. La carta de la nieta del expresidente pidiendo la absolución no ha servido de nada. Cumpliendo prisión preventiva, en la forma agravada que significa el régimen F.I.E.S (Fichero de Internos de Especial Seguimiento) ha estado durante año y medio Nahuel, alias de Juan Manuel Bustamante, miembro de Straight Edge Madrid, un grupo que se define como antialcohol, antidroga y vegano. Los seis integrantes del grupo están acusados de un presunto delito de pertenencia a organización criminal con fines terroristaspor supuestamente incendiar dos sucursales bancarias vacías y, también supuestamente, por tener material para fabricar explosivos. Cuatro fueron liberados inmediatamente, uno tras pagar una fianza, y Nahuel continuó en la cárcel a la espera de juicio, alegando riesgo de fuga y falta de arraigo por su condición de peruano. Dado que en ningún caso hubo riesgo para la integridad de nadie y que los productos aprehendidos consistían en unos petardos, un caldo de cocción de lombarda y unos botellines vacíos, parece que las piezas de la acusación no se sostienen.

Leer más

Leave a Reply