LA PRIVATIZACIÓN DE LA SEGURIDAD: UN NEGOCIO SEGURO PARA LOS AMIGOS DEL PP.

Los más de 250.000 contratos de vigilancia y protección de las instalaciones de la Administración General del Estado (AGE) que el Gobierno del PP suscribió o renovó automáticamente en 2013 con cincuenta empresas de seguridad ha vuelto a poner de relieve la fuerte apuesta por la privatización de una función que la Constitución encomienda en exclusiva a las autoridades públicas. Algunas empresas favorecidas incumplen los convenios colectivos, en otras se sientan exministros y familiares de dirigentes del PP, y otras aparecen en la trama Gürtel o como donantes de dinero al partido. Los dos últimos hitos, la privatización de la seguridad de las 67 cárceles dependientes del Gobierno central y la extensión de la seguridad privada a los espacios públicos, han cosechado el rechazo de los sindicatos, el PSOE, IU y las demás formaciones a la izquierda del PP.

Leer más aquí

 

Leave a Reply