Huelga en Catalunya y juicio al procés Una nueva ola de leyes represivas convierte a las ONG en el enemigo para 50 gobiernos del mundo, según Amnistía Internacional

El día de la reunión del presidente egipcio Al-Sisi en Berlín con la canciller alemana Angela Merkel, Amnistía Alemania presentó peticiones para exigir la libertad de expresión, el fin de la tortura, la liberación de presos de conciencia y la reapertura del Centro Nadeem en Egipto.

Era su primer día al frente de la presidencia de Brasil cuando Jair Bolsonaro decidía colocar a las organizaciones de la sociedad civil en su punto de mira. Una de sus primeras medidas fue emitir un polémico decreto que permite al Gobierno supervisar las actividades de las ONG y organizaciones internacionales, causando una enorme preocupación entre quienes defienden los derechos humanos en Brasil.

Bolsonaro se sumaba así a una tendencia mundial que se ha acelerado en los últimos años. Según ha denunciado Amnistía Internacional en su informe Leyes concebidas para silenciar: Ataque mundial a las organizaciones de la sociedad civil, publicado este jueves, cada vez más países están elaborando y utilizando «tácticas intimidatorias» y leyes para obstaculizar el trabajo de las ONG y los activistas que participan en ellas.

Leer más