LIBRES en las EuroMarchas 2015 en Cantabria: ¡No a las leyes mordaza! ¡Alfon libertad!

1

LAS LIBERTADES EN RIESGO
Pocas movilizaciones tan necesarias hoy, como la que
estos días reúne a muchas personas de toda Europa, en
torno a las euromarchas 2015.
La aplicación, en toda la Unión Europea (UE), de un conjunto de políticas
públicas: económicas, sociales e institucionales, claramente lesivas
contra la gran mayoría de la ciudadanía, supone la pérdida de derechos
fundamentales duramente conseguidos hace décadas. No hay exageración
en decir que asistimos al vaciado autoritario de los principios
democráticos y de ciudadanía que se consolidaron relativamente en
Europa, tras la derrota del fascismo en 1945. Ese vaciado democrático,
se está convirtiendo en un autentico golpe de estado a cámara lenta.
¿De qué otra forma valorar, si no, las leyes mordaza y las reducciones
de derechos fundamentales que se extienden como el aceite por toda
la UE, so capa de combatir el terrorismo? ¿Cómo entender, si no, el
criminal trato dado a los migrantes? ¿Cómo explicar, si no, la tolerancia
hacia las propuestas y desmanes de políticos europeos descaradamente
fascistas, como García Albiol o Viktor Orban?
La constatación de este vaciado democrático, se confirma al comprobar
cómo las instituciones europeas ¿negocian? el Acuerdo Transatlántico
para el Comercio y la Inversión (TTIP) con los EEUU. Por todo
lo que se sabe, y sin exageraciones, se está entregando literalmente la
soberanía de los estados y la jurisdicción de los tribunales, a los intereses
y necesidades de lucro de las empresas multinacionales.
El peligroso escenario que nos están imponiendo, solo se ve contrarrestado
por la realidad de la movilización y de la solidaridad, que
existen y crecen. El TTIP es mucho más conocido y contestado hoy
que lo que sus promotores pudieron imaginar. La solidaridad con los
migrantes supera con mucho al populismo fascista que pretende enfrentar
seres humanos con seres humanos.
Persistir en ese camino de resistencia, libertad y solidaridad es la única
vía segura de mantener las libertades y los bienes comunes. Es la
manera de conseguir en un futuro no lejano un cambio de calado, en
España y en la UE, que cambie políticas criminales por otras humanas
y solidarias.

Leave a Reply